Líderes en
soluciones para el CUMPLIMIENTO

¡Volvemos de vacaciones!

12 de Septiembre

Al reincorporarnos a nuestra rutina tras las vacaciones, nos readaptamos al trabajo y a un estilo de vida más agitado, y con ello, experimentamos cambios mentales, emocionales y cognitivos.... >> Ver Más

 
Zona Clientes
 
User
 
Password
 
Campus e-Learning
 
 
User
 
Password
Noticias PrevenSystem

¿En qué consiste el "Síndrome Posvacacional"?

Al reincorporarnos a nuestra rutina tras las vacaciones, nos readaptamos al trabajo y a un estilo de vida más agitado, y con ello, experimentamos cambios mentales, emocionales y cognitivos. En torno al 45% de trabajadores españoles sufren el llamado "síndrome posvacacional" por incorporarse de forma brusca a la rutina laboral.

Este síndrome no es una patología, sino un "trastorno adaptativo" en el que la persona que lo sufre tiene una sintomatología clínica a un estresor específico, la vuelta al trabajo, ya que viene de un periodo de descanso y no se ve capaz de responder al alto número de demandas que supone el regreso. A continuación veremos como el síndrome posvacacional puede producir efectos en nuestro cuerpo.

¿Cómo afecta el estrés posvacacional al cerebro?

Como resume el doctor Carlos Tejero Juste, Vocal de la Junta Directiva de la SEN, "existen diversos estudios que muestran la incidencia del estrés en el origen o empeoramiento de ciertas enfermedades y dolencias neurológicas tales como cefaleas, epilepsia o trastornos del sueño". Él mismo resalta también que, aunque el estrés posvacacional se relaciona más directamente con aspectos emocionales, puede desencadenar en dolencias neurológicas: "nuestro cerebro también sufre, por lo que es importante llevar a cabo medidas de prevención".

Preocupación, ansiedad, cansancio o excitación son algunas de las emociones asociadas al estrés. Estas producen un aumento de la tensión muscular que puede generar cefaleas tensionales, las más comunes, o desencadenar en crisis de migraña. Los trastornos del sueño causados por el estrés son cada vez más habituales, afectando a cerca del 30 por ciento de la población. De entre estos últimos, las afecciones más comunes son el insomnio y la hipersomnia, donde se incluyen las personas que sufren apneas del sueño o narcolepsias. "La somnolencia diurna puede llegar a ser muy incapacitante, afecta a las relaciones sociales y personales, y en los últimos años estamos viendo como el estrés ha incrementado considerablemente el número de pacientes con trastornos del sueño", explica el doctor Tejero Juste. Aunque en menor medida, la tensión emocional también puede facilitar en algunos casos la crisis de epilepsia y es un factor de riesgo de los accidentes cardiovasculares.

En todo caso, es habitual que los pacientes vean agravadas sus dolencias o incrementadas sus crisis debido al estrés que sigue a la reincorporación a la rutina

¿Cómo prevenir el Síndrome Posvacacional?

Las recomendaciones que los expertos proponen son tales como regular los horarios antes de incorporarnos al trabajo, dormir más horas de lo habitual durante los primeros días o mantener una actitud positiva. Intentar volver del destino vacacional con uno o más días de margen para recuperar los hábitos también puede contribuir a reincorporarse de forma menos traumática. Otra opción puede ser la de planificar nuevos periodos de descanso a lo largo del año, aunque sean más breves.

Uno de los aspectos más importantes es planificar la vuelta al trabajo con tiempo para adaptarse a la nueva situación y tener una visión global de todas las acciones que se van a llevar a cabo para programarlas a lo largo del día en función del nivel de energía y humor que se tenga.

Además, es recomendable adaptar rápidamente las actividades extralaborales a la rutina típica del periodo laboral y hacer ejercicio físico para mantenerse activo. Por otra parte, hay que adaptar los horarios a los habituales y tomarse con calma la vuelta a la rutina evitando, en la medida de lo posible, el estrés en el trabajo.

La alimentación y el deporte  juegan un papel sustancial a la hora de volver al trabajo en septiembre. El deporte hace que se liberen endorfinas, lo que provoca que el estado de ánimo mejore y el estrés y la inapetencia se vean reducidos en un alto porcentaje. 

Retomar los horarios de dormir y empezar actividades nuevas actividades son dos factores capitales para evitar sufrir los efectos de este síndrome. 

Otro consejo importante es llegar pronto al trabajo, sin prisas, antes de la hora de empezar. En ocasiones, el desplazamiento al trabajo puede producir más estrés que el trabajo mismo, y es cuestión de empezar lo mejor posible. Y como se ha dicho, salir puntual, en especial los primeros días.

El último consejo para vencer el síndrome posvacacional es tener paciencia. Es normal notar el cambio de ritmo el primer día de trabajo, pero es pasajero, en breve estaremos igual de bien en el trabajo como antes de empezar vacaciones.

¿Puede afectar el Síndrome Posvacacional a la siniestralidad laboral?

La Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (ASEPAL) ha advertido de que el número de accidentes laborales podría aumentar en los próximos meses a consecuencia del síndrome posvacacional, que afecta a miles de trabajadores tras la vuelta de las vacaciones de verano.

Tal y como hemos comentado, entre los principales síntomas del síndrome posvacacional figuran la ansiedad, el malestar general, sudoración, falta de concentración y descenso del rendimiento, cambios de humor, incremento de las palpitaciones, así como síntomas cardíacos y respiratorios. Esta sintomatología está en muchas ocasiones estrechamente relacionada con siniestros laborales que, aunque la mayoría de ellos suelen ser de carácter leve, pueden implicar un riesgo importante para la salud de los trabajadores. Y es que la falta de concentración y la disminución del rendimiento en el puesto de trabajo pueden ocasionar despistes y errores humanos que deriven en accidentes laborales de poco importantes a graves.

Aunque el síndrome posvacacional pueda parecer un tema banal, la realidad es que un tercio de los trabajadores sufren esta afección, y, por tanto, es necesario establecer protocolos en las empresas para ayudar a los trabajadores a retomar su rutina de trabajo y prestando especialmente atención a aquellos aspectos que pudieran poner en peligro la salud de los trabajadores.

El estrés y la ansiedad laboral, el burnout, también llamado "síndrome del desgaste profesional" o "trabajador quemado", y el propio síndrome posvacacional cada vez se dan con más frecuencia en el ámbito laboral y por ello,  se debe dar más importancia a su prevención

Si tienes dudas acerca de este tema o quieres hacer una consulta sobre cualquier tema relacionado con la Prevención de Riesgos Laborales no dudes en ponerte en contacto con nosotros entrando en el siguiente enlace!!!

Solicita más información

 


MicrosoftHiscoxEmpresa colaboradora Un Reto Social EmpresarialRecomendados por AEPSALEstrategia de emprendimiento y empleo jovenMiembros firmantes del Pacto de LuxemburgoMiembros de AENOAUniversidad de San JorgeIntedyaEmpresa Certificada en Calidad ISO 9001:2008

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios.
Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar