Zona Clientes
User
Password
Campus e-Learning
User
Password
  • Zona Clientes
  • Campus E-Learning
Noticias  /  Absuelven a dos constructores por la muerte de un obrero al caer de una escalera sin usar arnés

Absuelven a dos constructores por la muerte de un obrero al caer de una escalera sin usar arnés

La Audiencia de Cantabria ha absuelto a dos socios de una constructora que habían sido condenados a dos años de cárcel por la muerte de un obrero que cayó de una escalera, al considerar que no se trata de un delito contra los derechos de los trabajadores en concurso con otro de homicidio imprudente, ya que el obrero no usó arneses o cinchas de seguridad, tal y como le había ordenado uno de los acusados, el jefe del departamento de obras y delegado de prevención de riesgos laborales.

01/01/1970

La Audiencia de Cantabria ha absuelto a dos socios de una constructora que habían sido condenados a dos años de cárcel por la muerte de un obrero que cayó de una escalera, al considerar que no se trata de un delito contra los derechos de los trabajadores en concurso con otro de homicidio imprudente, ya que el obrero no usó arneses o cinchas de seguridad, tal y como le había ordenado uno de los acusados, el jefe del departamento de obras y delegado de prevención de riesgos laborales.

Así lo señala la Sección Tercera en una sentencia que revoca una anterior del Juzgado de lo Penal número 4 de Santander, que impuso una indemnización de 123.200 euros a la viuda e hija del fallecido, un fontanero de 62 años.

El hombre cayó, el 10 de noviembre de 2008, desde una altura de entre 3,5 y 4 metros cuando iba a retirar unos fluorescentes -situados a unos cinco metros de distancia del suelo- para la instalación de un sistema de protección contra incendios en las naves y talleres de la empresa.

El accidente ocurrió sobre las 10.45 horas, después de que el jefe del departamento de obras y delegado de prevención de riesgos laborales ordenara a su empleado que retirara los fluorescentes y que le ayudara para ello otro trabajador.

De acuerdo con la sentencia, el fontanero fallecido cogió una escalera de ocho metros y la apoyó sobre una cercha a cinco metros de distancia del suelo, situándose el otro empleado al pie de la escalera para sujetarla y recoger los fluorescentes.

A continuación, inició el ascenso sin ningún equipo de protección anticaídas o medio de protección colectiva. Cuando había subido unos 3,5 ó 4 metros, el hombre cayó al suelo, sufriendo un traumatismo craneoencefálico, que le provocó lesiones que le causaron la muerte a las 17.15 horas.

De acuerdo con el fallo de la Audiencia, que admite íntegramente el recurso presentado por los dos condenados, la empresa facilitó medios de protección individual anticaídas, cuyo uso ordenó expresamente el acusado, aunque el fontanero fallecido no los usó posiblemente -reflexiona el magistrado en la sentencia- porque no vería muchos sentido a subir la escalera escalón por escalón, enganchando la cincha de seguridad peldaño por peldaño empleando el doble mosquetón.

Era mucho más rápido y cómodo para él subir la escalera de una vez para, en su caso, cincharse arriba, agrega el juez, aunque matiza que este último extremo tampoco habría sido posible, al no haber cogido ninguna cincha de seguridad de las que había en la puerta de la nave, a pesar de las órdenes recibidas. Y, de haberlo hecho así, posiblemente se hubiera aminorado o evitado el daño.

El fallo también recalca que no se podía usar una plataforma móvil elevadora en el lugar ni una grúa con pluma elevadora ni montar un andamio por falta de sitio material para hacerlo. Así, se utilizó una escalera de mano que contaba con todas las garantías y era perfectamente apta para el trabajo encomendado, se aseguró sobre la cercha mediante su apoyo en ella y sobre el suelo mediante calzos de goma al pie de la escalera, además de la propia sujeción del compañero.

En consecuencia, el fontanero ascendió por la escalera pero sin portar ninguna cincha o cinturón de seguridad, pese a que había en la puerta de la nave y, por tanto, podía -y debía- haber utilizado. El fallo también pone de manifiesto que la empresa había formado suficientemente al trabajador en relación al uso de escaleras de mano.

Con todo ello, la Audiencia de Cantabria estima íntegramente el recurso de apelación interpuesto por los dos acusados, los hermanos socios de la constructora, y revoca la sentencia condenatoria del Juzgado de lo Penal, absolviendo al jefe del departamento de obras y delegado de prevención en riesgos laborales y a su hermana, encargada y responsable de la administración, de la pena de dos años de cárcel a la que habían sido condenados.

Fuente: Prevencionar

Reconocimientos y participación

Top 100.000 EmpresasEmpresa Responsable con el VIH  y el Sida en EspañaWorld Compliance AssociationSTAREGISTERMicrosoftHiscoxEmpresa colaboradora Un Reto Social EmpresarialRecomendados por AEPSALEstrategia de emprendimiento y empleo jovenMiembros firmantes del Pacto de LuxemburgoMiembros de AENOAIntedya
 

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar   Rechazar