Zona Clientes
User
Password
Campus e-Learning
User
Password
  • Zona Clientes
  • Campus E-Learning
Noticias  /  ¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa se produce cuando el organismo deja de producir lactasa, la enzima que digiere la lactosa en el intestino delgado; y este azúcar de la leche no se puede asimilar, provocando síntomas digestivos

01/01/1970

La lactosa está formada por la unión de una molécula de glucosa y otra de galactosa. También es conocida como "el azúcar de la leche", porque aparece en la leche de las hembras de los mamíferos en una proporción del 4 al 5 por ciento. La leche de camella  es muy rica en lactosa.

En los seres humanos es necesaria la presencia de la enzima lactasa para la correcta absorción de la lactosa. Cuando nuestro organismo no es capaz de asimilar correctamente la lactosa, es decir, cuando nuestro organismo deja de producir lactasa, y este azúcar de la leche no se puede asimilar, provoca síntomas digestivos variados y aparecen diversas molestias cuyo origen se denomina intolerancia a la lactosa.

**LACTASA: la enzima que digiere la lactosa en el intestino delgado.

Hay sociedades que no consumen productos lácteos en su dieta de adultos (como por ejemplo los siguientes colectivos: esquimales, árabes, orientales, etc.). La producción de lactasa es normal al nacer, ya que también  se alimentan con leche materna pero va disminuyendo hasta un 90 % menos aproximadamente hasta los 4 años. 

Las sociedades occidentales (como la nuestra) son sociedades "lácteas" y tienen una mutación en un gen que permite que se mantenga la producción de lactasa activa durante toda la vida, por lo que pueden consumir leche fresca y otros lácteos (normalmente sin problemas).

La lactosa también se puede encontrar en algunos alimentos y medicamentos y es importante leer las etiquetas para comprobar que el producto está libre de este azúcar.

¿Qué alimentos encontramos en el mercado que contienen lactosa?

  • Leche y productos lácteos derivados: leche, batidos de leche, queso fresco, cuajada y productos derivados (yogures, natillas, arroz con leche, postres lácteos que no necesitan frío…).
  • Patatas: puré de patatas y sopas elaboradas o enriquecidas con leche o lácteos.
  • Carnes y derivados: charcutería (entre los que destacan embutidos y salchichas comerciales).
  • Pastelería y repostería: como galletas, bizcochos, crepes, bollos y pastas.
  • Grasas: productos derivados como la nata, mantequilla y margarinas.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas se muestran después de la ingestión de productos lácteos:

  • Náuseas
  • Dolor abdominal
  • Espasmos
  • Hinchazón y distensión abdominal
  • Gases abdominales y flatulencias
  • Diarreas ácidas
  • Heces pastosas y flotantes
  • Defecación explosiva
  • Vómitos

Si digerimos la lactosa, ésta se acumula en el intestino y es descompuesta por las bacterias intestinales provocando síntomas que afectan al tracto gastrointestinal. 

Las molestias más habituales son: gases, malas digestiones, ruidos intestinales, heces malolientes, hinchazón abdominal, vómitos, dolor tipo cólico, etc. 

También pueden aparecer síntomas no digestivos como cansancio, dolor articular, problemas de piel, dolor de cabeza, insomnio, nerviosismo, etc. 

¿Cómo se diagnostica?

En  España al menos un 15% de la población es intolerante a la lactosa, pero como "está de moda", algunos estudios de carácter comercial,  dicen que hay muchos más, por eso muchas personas piensan que tienen intolerancia a la lactosa y evitan tomar leche.

Es muy importante hacer un diagnóstico con un test médico de intolerancia a la lactosa que determine si hay un déficit congénito o de nacimiento o un déficit secundario de baja tolerancia. 

Tampoco debe confundirse con la alergia a la leche, que no tiene nada que ver con la intolerancia a la lactosa. La alergia a la leche es una reacción a la proteína de la leche de vaca, no al azúcar lactosa, y es mucho más grave porque provoca una reacción del sistema inmunitario, con formación de anticuerpos como cualquier otra alergia.

  1. Test de hidrógeno en el aliento es el método más utilizado: Al paciente se le suministra una solución con lactosa (25-50g de lactosa en 200-400ml de agua) y a intervalos posteriores de tiempo de 15 minutos se le hace soplar unas bolsas herméticas/instrumento indicador/probetas de donde se recogen muestras. Cuando los azúcares no digeridos son transportados al intestino grueso, las bacterias presentes allí lo utilizarán como alimento y crearán hidrógeno como producto de desecho. 
  2. Test sanguíneo de sobrecarga de lactosa: Primero al paciente se le hace una extracción de sangre para conocer su glucemia basal (nivel de glucosa en sangre inicial). Después, como en el test del hidrógeno, se le suministran 100 gramos de lactosa en una solución con agua. Seguidamente pasados 60 y 120 minutos se toman de nuevo muestras de sangre.
  3. Biopsia del intestino delgado: Las muestras de una biopsia del intestino delgado pueden obtenerse por EGD (esófagogastroduodenoscopia) u otra endoscopia del tracto gastrointestinal superior. Se introduce un tubo flexible de fibra óptica (endoscopio) a través de la boca o nariz hacia el tracto gastrointestinal superior.
  4. Test genético: Este método consiste en extraer y amplificar el ADN de una muestra -de sangre o saliva del paciente- , continuando con un protocolo de hibridación en tira para así detectar la presencia de los polimorfismos C/T 13910 Y G/A 22018 en personas no intolerantes.

¿Dura para siempre?

Depende. Hay personas que tienen un déficit de lactosa permanente y otras no.

A veces una intoxicación alimentaria, un tratamiento con medicamentos como antibióticos, o el estrés pueden provocar un problema con la lactosa de carácter temporal,  que remite al poco tiempo.

¿A quién afecta más?

Parece que hay relación entre la causa y el efecto con el hábito de tomar leche. Es decir, en aquellos pueblos que han sido tradicionalmente "ganaderos" y que se han alimentado generación tras generación de la leche de los animales, presentan menos casos de intolerancia a la lactosa que otros pueblos no acostumbrados a su consumo. La mayoría de la población del mundo, de adulta tiene déficit de lactasa, excepto la población del norte y centro de Europa.

Reconocimientos y participación

Top 100.000 EmpresasEmpresa Responsable con el VIH  y el Sida en EspañaWorld Compliance AssociationSTAREGISTERMicrosoftHiscoxEmpresa colaboradora Un Reto Social EmpresarialRecomendados por AEPSALEstrategia de emprendimiento y empleo jovenMiembros firmantes del Pacto de LuxemburgoMiembros de AENOAIntedya
 

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar   Rechazar