Zona Clientes
User
Password
Campus e-Learning
User
Password
  • Zona Clientes
  • Campus E-Learning
Noticias  /  La ley de Prevención de Riesgos Laborales 20 años después

La ley de Prevención de Riesgos Laborales 20 años después

A lo largo de estos años, los servicios de prevención ajenos, han llegado por lo general a la mayoría de las empresas con unos resultados positivos, teniendo en cuenta que la mayoría del territorio empresarial está compuesto por empresas de menos de 20 trabajadores, siendo pocas las empresas que pueden optar a una modalidad de organización preventiva propia. Además de ello, aún en estos casos, la especialidad de la medicina del trabajo suele ser una actividad que se concerta. La mayoría de las empresas suele recurrir a otros servicios ajenos, como reflejan datos estadísticos (INSHT)

01/01/1970

A lo largo de estos años, los servicios de prevención ajenos, han llegado por lo general a la mayoría de las empresas con unos resultados positivos, teniendo en cuenta que la mayoría del territorio empresarial está compuesto por empresas de menos de 20 trabajadores, siendo pocas las empresas que pueden optar a una modalidad de organización preventiva propia. Además de ello, aún en estos casos, la especialidad de la medicina del trabajo suele ser una actividad que se concerta. La mayoría de las empresas suele recurrir a otros servicios ajenos, como reflejan datos estadísticos (INSHT)

Los servicios de prevención ajenos han desarrollado su actividad, sirviendo de ayuda al empresario a la hora de desarrollar la prevención en la empresa. En un futuro próximo además, se preveé que además de la elaboración de documentos, los servicios de prevención ajemos transmitan al empresario lo que es en sí la cultura de prevención, haciendo al empresario comprender que una de las responsabilidades fundamentales, es la búsqueda de la prevención de riesgos y la protección de la salud y seguridad de los trabajadores. 

Una de las formas más adecuadas de aportar valor al empresario, es mediante la comunicación y la información que se produzca entre la empresa y el servicio de prevención ajeno, siendo la comunicación bidireccional. Siendo por un lado necesario que el empresario conozca la necesidad de coordinar los departamentos e involucrar a toda la empresa para el cumplimiento de la seguridad, en busca de la salud de todos los trabajadores. 

Con la finalidad de implantar un verdadero sistema de prevención en la empresa, es necesario que el servicio de prevención ajeno llegue al empresario. Además este ha de implicarse, ya que este es el requisito previo para el desarrollo de un modo de gestión adaptado a su caso,  por medio del cual se integre la prevención de manera efectiva. 

Además de ello, también sería necesario llegar al trabajador como aspecto clave para el desarrollo de un clima de participación de los trabajadores, promoviendo la comunicación tanto ascendente como descendente, puesto que el objetivo de la prevención es el de conseguir que el trabajador se encuentre satisfecho con la labor desarrollada en la empresa, tanto a nivel físico como psicológico. 

Además de ello, ha de promoverse que todos los miembros de la sociedad en su conjunto se encuentren más sensibilizados con la salud y seguridad de los trabajadores, formándonos todos especialmente desde el ambiente educativo, en los diferentes niveles escolares, tratándose el tema de la formación y la necesidad de desarrollar cualquier actividad en condiciones de seguridad. 

En relación a esto, cabe cuestionarse los aspectos en los que han fallado los servicios de prevención ajenos, partiendo de la importancia del desarrollo de determinados documentos clave en los que más énfasis hace inspección de trabajo. 

El objetivo es el de conseguir desarrollar en la empresa una verdadera cultura preventiva. Para ello es necesario transmitir esta cultura desde el liderazgo, transmitir el valor y la importancia del equipo de trabajadores, además de la confianza en su capacidad directiva para el desarrollo de una verdadera cultura preventiva en la empresa.

Cuando se cree en las personas, se cree en la Prevención de riesgos laborales. Habría más Prevención si hubiera más liderazgo empresarial. La pasividad de los trabajadores (independientemente de la existencia de representación legal o no) es una de las causas de la falta de implicación, por lo que es sobre el empresario sobre quien recae la responsabilidad de motivarles y moverles para alcanzar la colaboración conjunta en la prevención.

La función del liderazgo es la de transmitir valores psicosociales positivos, ya que depende de ellos la existencia de un clima de trabajo adecuado en el que se garanticen condiciones de seguridad y salud.

La Ley actual se ha fijado más en los aspectos negativos, en riesgos psicosociales y sus daños, como la violencia, la fatiga, y el estrés, sin valorarse otros valores psicosociales positivos de las empresas. Se evitan investigaciones sobre niveles de satisfacción o clima laboral, en los que fundar una integración de la prevención en los trabajadores, así como en la posibilidad de dar oportunidades de colaboración, creatividad, reconocimiento, aportación de ideas o de coordinación con otros trabajadores. Además de ello, también comentó que la formación en prevención no ha de basarse solamente en conocimientos, sino en saber motivar y cambiar actitudes hacia la seguridad, lo cual no es sencillo, ya que son pocos los que saben hacerlo. El objetivo ha de ser siempre llegar al trabajador para cambiar sus actitudes.

La promoción del bienestar y la salud de los trabajadores es responsabilidad del empresario, y la cultura de la salud ha de verse desde un punto de vista integral en la empresa. Para ello, el desarrollo de políticas que permitan la participación, así como otros aspectos como la conciliación familiar, hábitos deportivos o la necesidad de considerar la salud en todas las políticas de la empresa, son aspectos sobre los que se debe incidir.

Es necesario tener en cuenta que depende del empresario la promoción de la salud y bienestar de sus trabajadores, la cultura de la salud desde un enfoque integral en la empresa, con desarrollo políticas que ayuden a la participación de los empleados en la empresa, a la conciliación familiar, hábitos deportivos, y considerar la salud en todas las políticas de la empresa.

Es por todo ello , que es de vital importancia el desarrollo de una visión positiva e integradora de la seguridad y la salud de los trabajadores llegando de este modo a la persona a través no solo de los riesgos originados en el trabajo, sino de todos los aspectos positivos que pueden derivar de él. 

Fuente: Anepa.net

Reconocimientos y participación

Top 100.000 EmpresasEmpresa Responsable con el VIH  y el Sida en EspañaWorld Compliance AssociationSTAREGISTERMicrosoftHiscoxEmpresa colaboradora Un Reto Social EmpresarialRecomendados por AEPSALEstrategia de emprendimiento y empleo jovenMiembros firmantes del Pacto de LuxemburgoMiembros de AENOAIntedya
 

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar   Rechazar