Zona Clientes
User
Password
Campus e-Learning
User
Password
  • Zona Clientes
  • Campus E-Learning
Noticias  /  Seguridad alimentaria: ¿Por qué no congelar un alimento descongelado?

Seguridad alimentaria: ¿Por qué no congelar un alimento descongelado?

La congelación de los alimentos no mata las bacterias. Algunos microorganismos resistentes al frío pueden estar presentes antes de la congelación y, tras descongelar, pueden crecer de nuevo. Por tanto, no es aconsejable volver a congelar un alimento

01/01/1970

Antes de detallar los motivos por los cuales no se aconseja recongelar un alimento es importante recordar en qué consiste el proceso de congelación y el de descongelación. En la congelación, cuando se someten los alimentos a temperaturas por debajo de los 0 ºC, el agua que contienen se convierte en hielo. Cuanto más baja es la temperatura, más lejos está de las condiciones idóneas de multiplicación de microorganismos. Cuando el alimento se solidifica, se deseca y, por tanto, mejora su conservación. La temperatura recomendada son -18 ºC, que es el nivel en el que la proliferación de bacterias es casi imposible y, por tanto, es poco probable que el alimento se altere.

Pero debe tenerse en cuenta un aspecto fundamental, que marcará los motivos por los cuales no es recomendable recongelar un alimento: la congelación no destruye los microorganismos patógenos, solo detiene su crecimiento y desarrollo. Tampoco es un proceso que elimine las enzimas, esas sustancias químicas que degradan los alimentos. ¿Qué hace entonces la congelación? Pues detiene la actividad de las bacterias, las paraliza, pero cuando el frío desaparece y los alimentos se descongelan, los microorganismos que había pueden empezar a multiplicarse de nuevo.

Por todo ello es importante realizar una correcta descongelación en la nevera. Si se hace a temperatura ambiente, la superficie del alimento se descongela primero y se crea una capa de agua que favorece el rápido crecimiento de las bacterias en sus capas más superficiales. Por tanto, la forma más segura de descongelar es hacerlo en el frigorífico, donde se evita la exudación que se llevaría parte del sabor y los nutrientes. Es importante que la descongelación sea lenta y uniforme, lo que ayuda a que se recuperen mejor las propiedades originales del alimento y se reduzca el riesgo de crecimiento microbiano.

Así, a modo de resumen, cuanto más rápida es la congelación, mejor; cuanto más lenta es la descongelación, mejor.
 
Con todo esto, y según recomendaciones de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), no debemos recongelar los alimentos, ya que sucesivas congelaciones restan calidad a los alimentos y facilitan su contaminación. Pero hay una excepción: solo podría volver a congelarse un alimento que ya ha sido total o parcialmente descongelado, si este se ha cocinado antes con calor intenso. Debe tenerse en cuenta que los procesos de cocción reducen de manera significativa el número de microorganismos. Pero cuando se haga esto, deberán seguirse unas pautas: los alimentos deben estar en un recipiente que no llene hasta arriba porque el frío los dilatará; deberán estar a temperatura ambiente cuando se introduzcan en el congelador.
 

Fuente: Consumer

Reconocimientos y participación

Top 100.000 EmpresasEmpresa Responsable con el VIH  y el Sida en EspañaWorld Compliance AssociationSTAREGISTERMicrosoftHiscoxEmpresa colaboradora Un Reto Social EmpresarialRecomendados por AEPSALEstrategia de emprendimiento y empleo jovenMiembros firmantes del Pacto de LuxemburgoMiembros de AENOAIntedya
 

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar   Rechazar