Zona Clientes
User
Password
Campus e-Learning
User
Password
  • Zona Clientes
  • Campus E-Learning
Noticias  /  30 Años después del aceite de colza

30 Años después del aceite de colza

Este mes se han cumplido 30 años desde el primer juicio por el Síndrome del Aceite Tóxico, la mayor intoxicación alimentaria producida en España por consecuencia del consumo de aceite de colza adulterado con aceite industrial.

01/01/1970

En POST publicados anteriormente, ya estuvimos hablando de aceites, como el aceite de palma, en Aceite de palma bajo el punto de mira, o del aceite de oliva, en Seguridad alimentaria: aceite de oliva, acidez y etiquetado.

Hoy vamos a hablar de otro tipo de aceite, el aceite de colza, que tras provocar la mayor intoxicación alimentaria ocurrida en España en la década de los años 80 es un tema que sigue despertando malos recuerdos en la sociedad.

El aceite de colza se trata de un aceite de origen vegetal, con una muy buena relación de ácidos grasos monoinsaturados. El aceite de colza se extrae de la planta Brassica napus, y contiene, entre otras sustancias, componentes como el glucosinolato, el ácido eúrico, el linolénico y el  linoleico, ácidos grasos esenciales para nuestro organismo.

La intoxicación por el aceite de colza comenzó en mayo de 1981, cuando se producía la primera víctima mortal. En aquel entonces, con los medios de investigación de la época y el desconocimiento de las autoridades, los investigadores tardaron 50 días en descubrir la causa de esta enfermedad. Mientras tanto, el número de víctimas se había disparado, primero en Madrid y después por el centro de España.

El periodo de latencia entre la ingestión del aceite y el desarrollo de los primeros síntomas de la intoxicación era de 7 a 10 días en los adultos. Esta enfermedad tuvo tres fases clínicas diferentes:

  1. La fase aguda, con la aparición en los afectados de neumonía atípica, caracterizada por infiltrados intersticiales (que afectan al tejido  de sostén y vasos que forman un órgano) alveolares y eosinofilia.
  2. En la segunda fase, la conocida como subaguda, aparecieron tromboembolismos, hipertensión pulmonar, calambres y mialgias, con dolores musculares intensos
  3. La fase crónica se caracteriza por la enfermedad del hígado, la hepatopatía, esclerodermia (piel  dura, enfermedad generalizada del tejido conectivo caracterizada clínicamente por el endurecimiento y la fibrosis de la piel, y por diferentes formas de afectación de algunos órganos internos o vísceras como el corazón, pulmones, riñones y tracto gastrointestinal), hipertensión pulmonar y neuropatía.

Finalmente, se descubrió el causante de la enfermedad: aceite de colza que provenía de Francia con fines de uso industrial y que, algunos aceiteros lo aprovecharon para adulterar y poder venderlo para el consumo humano, distribuyéndolo posteriormente por mercadillos de toda España.

El aceite de colza adulterado se vendía a bajo precio, y dada la crisis económica que atravesaba España a principios de los años 80 y el sistema de escasos controles sanitarios que había en la época favorecieron una intoxicación masiva.

Esta intoxicación alimentaria, conocida como el Síndrome del Aceite Tóxico, vulneró el sistema de seguridad alimentaria y provocó la mayor intoxicación producida en España. Según cifras oficiales dejó 350 fallecidos (más de 4.000 muertos hablan las cifras no oficiales) y 20.000 afectados, muchos de los cuales siguen vivos y arrastran las secuelas de la intoxicación.

Hace ahora ya 30 años que comenzó el juicio a los 38 aceiteros procesados por la Audiencia Nacional, unas sesiones que se prolongaron hasta el 28 de junio de 1988, y cuya sentencia no se dictó hasta el 20 de mayo de 1989.

La Justicia condenó a los aceiteros responsables de la adulteración del aceite de colza y años después el Estado fue declarado responsable civil subsidiario y condenado a indemnizar a todos los afectados. El tribunal estableció unas indemnizaciones de 15 millones de pesetas (90.151 euros) para los herederos por persona fallecida y de 150.000 pesetas (901 euros) a 90 millones (540.910 euros) para los afectados, según sus síntomas y grado de invalidez.

Sin embargo, los afectados consideran que, una vez indemnizados, fueron olvidados sin tener en cuenta que muchos no podrían trabajar por las secuelas, ni por tanto cotizar nunca. Las víctimas de aquella intoxicación siguen luchando para no caer en el olvido,  pidiendo reconocimiento público.

En relación a la seguridad alimentaria, hay que destacar que ha tenido una profunda modificación y actualización desde los años 80, implantando, entre otros,  la trazabilidad como sistema de rastreabilidad de cualquier producto y el sistema de autocontrol basado en el sistema APPCC. Además, se ha dado la mejora de las técnicas para la realización de controles sanitarios a los alimentos, que permiten que este tipo  de intoxicaciones no se vuelvan a producir.

Si quieres conocer más acerca de la seguridad alimentaria puedes ampliar información al respecto. En PREVENSYSTEM contamos con un sistema formativo personalizado, llamado Training System FOOD, con el que podrás formarte y conocer más acerca de la Seguridad Alimentaria, el sistema APPCC y la Manipulación de Alimentos, entre otros temas.

Reconocimientos y participación

Top 100.000 EmpresasEmpresa Responsable con el VIH  y el Sida en EspañaWorld Compliance AssociationSTAREGISTERMicrosoftHiscoxEmpresa colaboradora Un Reto Social EmpresarialRecomendados por AEPSALEstrategia de emprendimiento y empleo jovenMiembros firmantes del Pacto de LuxemburgoMiembros de AENOAIntedya
 

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar   Rechazar