Zona Clientes
User
Password
Campus e-Learning
User
Password
  • Zona Clientes
  • Campus E-Learning
Noticias  /  La figura del Compliance Officer

La figura del Compliance Officer

La figura del Compliance Officer puede tener dos puntos de vista. Alain Casanovas Socio responsable de Legal Compliance en KPMG Abogados y Fernando Fraile González Director de Cumplimiento de Iberdrola España nos muestran las dos caras de una misma moneda.

01/01/1970

La “cara” de la moneda, explicada por Alain Casanovas de KPMG

Los modelos modernos recalcan la importancia de la autonomía y la independencia al desarrollar las obligaciones propias de la función de compliance.

Garantizar un adecuado marco de autonomía e independencia es la clave para que la función de compliance desarrolle sus actividades de forma efectiva.

Las empresas sensibilizadas con una gestión responsable y el desarrollo de prácticas de buen gobierno establecen medidas para fijar los elementos. También, hay un gran margen interpretativo que ampara muchas prácticas al respecto, dando a veces resultados diferentes de una empresa a otra, en perjuicio de la seguridad en el quehacer del Compliance Officer. Teniendo en cuenta su importancia para generar una cultura ética y de respeto a las normas, formar un marco aceptado dentro del cual la función de compliance desarrollase sus actividades en el seno de las empresas, constituiría un ejercicio de gran utilidad, especialmente para empresas pequeñas y medianas, que tienen menos opciones para garantizar la eficacia.

Este objetivo podría cumplirse con una regulación de las tareas, derechos y obligaciones asociadas a la función de compliance, determinando requisitos de publicidad para que las empresas mostraran sus estructuras de compliance y el modo en que aseguran su NIVEL DE AUTONOMIA E INDEPENDENCIA.

Facilitar una regulación para la función de compliance promovería las prácticas de buen gobierno corporativo e impediría que se entendiera en clave de formalidad, deteriorando el ROL que desempeña en el tráfico internacional y nacional.

Estamos en el mejor momento para impulsar una regulación que de consistencia y respalde los cometidos que desarrollan los que se dedican al compliance en las empresas.

La “cruz” de la moneda, explicada por Fernando Fraile de IBERDROLA

Un elemento básico en un programa de cumplimiento es GARANTIZAR que no castigue a aquellos empleados que, de buena fe, utilizan el canal de denuncias. Así pues, parece sensato que el COMPLIANCE OFFICER que es el encargado de tramitar y gestionar dentro de las empresas dichas denuncias, tenga esta protección  y pueda ejercer sus funciones con independencia.

Restringir el acceso a la profesión y proteger al Compliance Officer, son medidas que, pueden parecer efectivas pero crean alguna controversia. En la práctica, resulta complicado pensar que esta persona pueda mantenerse en su puesto apelando a la Ley y seguir con su trabajo cuando el órgano de gobierno quiere prescindir de su trabajo. Otros, argumentan que dar garantías laborales especiales a esta persona puede derivar en una función de compliance ASENTADA, poco proactiva y desvinculada de los objetivos empresariales al estar SEGURO en su puesto de trabajo.

Brindar protección laboral por LEY para esta figura también tiene implicaciones. El hecho de que consiga protección legal y el Estado llegue a interferir en la libre actuación del empresario con uno de sus empleados, relaciona al Compliance Officer con una especie de bien social que merece la protección evidente del Estado. Podría interpretarse que es una especie de embajador de la Fiscalía en la empresa y que, ha de estar tutelado por el Estado.

No debe olvidarse que el COMPLIANCE OFFICER es un TRABAJADOR al que el órgano de gobierno le ha encargado una serie de funciones vinculadas con el desarrollo de una cultura de cumplimiento en la organización y que, si éstas tienen un impacto positivo en la empresa en general, no deja de ser una función interna y adoptada voluntariamente por la empresa. Atribuir a su actuación una trascendencia externa excedería con mucho sus funciones.

 

La GARANTÍA para ejercer la función del Compliance Officer debe venir de dar información fiable a diferentes grupos de interés. La norma que regule la función de compliance debe centrarse en exigir a la empresa que desglose información detallada sobre la función de cumplimiento: FORMACIÓN Y EXPERIENCIA DEL COMPLIANCE OFFICER, dependencia jeráquica, justificación en caso de despido, etc. Esta información puede incorporarse a otra información no financiera que esté facilitando la empresa (Ej: Informe Anual de gobierno corporativo), dando una protección eficaz para el Compliance Officer.

Reconocimientos y participación

Top 100.000 EmpresasEmpresa Responsable con el VIH  y el Sida en EspañaWorld Compliance AssociationSTAREGISTERMicrosoftHiscoxEmpresa colaboradora Un Reto Social EmpresarialRecomendados por AEPSALEstrategia de emprendimiento y empleo jovenMiembros firmantes del Pacto de LuxemburgoMiembros de AENOAIntedya
 

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar   Rechazar